VII – Domingo

Si te digo adiós, te prometo voltear a verte
entre mis recuerdos intentaré besarte
te resistes a mí y abrazas a tu propio orgullo jurando que el sol es azul.
Y es que el día no es azul, ni tampoco empieza iluminando mi nombre
necios como nosotros, así lo quisimos ver.
Ahora que no estás, eres tan humana como yo. Mereces que te vean tan anónima.
Caemos en la soberbia que tu sonrisa fabulosa after-me sea tan nutritiva como el dulce de mis lagrimas.
Encontraremos que el dolor duele cuando nuestros ojos cuestan cerrarse en la noche. Donde por una vez más invado tus recuerdos y no hay nadie a quien le puedas vender tu negación. Soy sincero y dejo que el dolor entre, total, tu nombre está allí. Así como besas otros labios, soy una cicatriz entre tus besos. Para nada mortal, para nada deleble.
Soy yo… tanto como eres tú.
Si te digo adiós, guardaré mi último te amo. Y voltearé guardando silencio.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s